1968… o de cómo la bestia devino imaginación

Introducción

Dejar de hablar sobre el enigmático año 1968 a 25 años de los célebres acontecimientos, se presenta como imposible. Son innumerables los motivos que parecen indicar el por qué de la tan extendida repercusión de este fenómeno. Dos cosas, sin embargo, parecen claras:

  • la vida de millones de personas se relaciones directa e indirectamente con los sucesos (y derrotas) ocurridos en ese año 68′;  y
  • sin duda, este fue el más profundo, radical y global cuestionamiento al sistema capitalista en toda su historia.

En tanto el siglo XXI despunta en el horizonte y en momentos en que el capitalismo parece una fuerza omnipotente y pujante, discutir las razones de la irrupción del 68′ continúa siendo imprescindible y decisivo. Solamente la comprensión profunda de su real significado podrá dar cuenta de fenómenos tan diversos como el surgimiento del movimiento punk de los años 70′, de los yuppies en los 80′ y de la actual condición postmoderna, desde la cual un vacío desesperante exclama en boca de muchos individuos frases como… “¡Sí al menos pudiera sentir algo!1 y otras similares donde se pronuncia una “situación humana” sin salida que parece confirmar las tesis del fin de la historia o de la eternidad capitalista.

En la medida en que el devenir histórico no cesa y que la bestialidad no puede pretenderse eterna, es que volvemos a discutir dichas razones.

Para continuar la lectura puede descargar el ensayo completo.

Notes:

  1. Lipovetsky, 1990 p. 75