Imperio y multitud

Las dicotomías de Hardt y Negri

Es lógico que si el libro Imperio viene a enfrentar un mundo complejo, también él sea complejo. Pero resulta que, además de complejo, es un libro confuso y ha sido mal interpretado, por lo cual se ha prestado a críticas simplificadoras y a entusiasmos que parecen imbuidos de cierta ingenuidad.

El libro Imperio de Hardt y Negri (HyN) es una obra importante y ha suscitado reacciones dispares: entusiastas y denigradoras. Intelectuales de reconocida trayectoria izquierdista, como Atilio Boron, han rechazado este libro acusándolo de suscribir un “pesimismo libertario” (Boron, 2002: 193), cuando no, lisa y llanamente, han dicho que el libro cae “en las redes ideológicas de las clases dominantes” (ob.cit.: 17, 93). También han acusado a los autores de este libro por la supuesta falta de evidencia histórica y empírica en que basan sus ideas. Estas críticas se han detenido principalmente en la temática de la desaparición del imperialismo, de la obsolescencia de los estados–nación y de la declinación de los agentes políticos de clase. Pero no han tenido suficientemente en cuenta que la importancia del libro proviene de su carácter normativo y no de su despliegue analítico. Justamente, para nosotros, la importancia de Imperio está en que representa una intervención intelectual que busca la superación histórica del sistema e intenta presentar una alternativa ante el nuevo orden posmoderno y global. Intento de superación que “se basa en dos enfoques metodológicos que pretenden ser no dialécticos y absolutamente inmanentes: el primero es el enfoque crítico y desconstructivo, que apunta a subvertir los lenguajes y las estructuras sociales hegemónicos para revelar así una base ontológica alternativa que se sustenta en las prácticas creativas y productivas de la multitud; el segundo enfoque es constructivo y ético–político y procura llevar los procesos de la producción de subjetividad hacia la constitución de una alternativa social y política efectiva, hacia un nuevo poder constitutivo” (HyN: 59).

Sorteando las criticas falaces y los fervores fáciles que Imperio ha suscitado, nosotros consideramos que para comprender cabalmente este libro ha de ejercerse una operación de deconstrucción. Tal operación implica una lectura del libro que comience por su final, que es donde está la clave para su correcta interpretación. En la cuarta parte —y más específicamente, en el último capítulo—, cuando se postula el antagonismo de la multitud contra el imperio, es donde se revelan con claridad los supuestos básicos de HyN. Sólo si tenemos presente esos supuestos de carácter propositivo, podremos entender (criticar o justificar) los desaciertos teóricos y analíticos, el destaque exagerado o el ocultamiento retórico sutil de ciertas realidades que, en el presente, resultan tendencias significativas pero no definitivas para la constitución de la realidad social.

Empezar por el final: los supuestos básicos de Imperio

El primer supuesto básico es el reconocimiento de los fracasos y derrotas de los movimientos antisistémicos del siglo XX. Claramente, este libro se escribe: “después de tantas victorias capitalistas, después de tantas esperanzas socialistas marchitadas en la desilusión y después de que la violencia capitalista contra los trabajadores se consolidó con el nombre de ultraliberalismo” (HyN: 373). Pero esto no equivale a reafirmar un pesimismo de ningún tipo. Por el contrario, es un presupuesto básico para lanzarse en la busca una revolución emancipadora, libre de desvíos y distorsiones: “una revolución que ningún poder podrá controlar, porque el biopoder y el comunismo, la cooperación y la revolución continúan unidos, en el amor, la simplicidad y también la inocencia” (HyN: 374).

El segundo supuesto del cual parte la construcción teórica de HyN es la necesidad de reconocer los cambios en la naturaleza del capitalismo realmente existente. Estos cambios son analizados en función de las derrotas antes consideradas y en función de las intenciones revolucionarias enunciadas. Para dar cuenta de ellos, HyN nos ofrecen la figura de la máquina imperial (“autovalidante, autoformadora, es decir, sistémica“) (HyN: 45), constituida en el pasaje de la modernidad a la posmodernidad. La construcción teórica de esta figura ocupa las tres primeras partes del libro. Son las partes de Imperio que han sido criticadas en forma virulenta por los críticos de izquierda, que, en último término, discuten si el Estado–nación tiene o no capacidad de incidir sobre los procesos globales del capitalismo, una cuestión que sería clave en relación con la pertinencia de seguir caracterizando al capitalismo como «imperialista», pero que no es central en lo que hace a los supuestos básicos y a la propuesta alternativa de HyN.

Sin embargo, los autores de Imperio no desconocen los datos empíricos; es más, subrayan como una realidad incuestionable que la explotación capitalista y las desigualdades más brutales se han agudizado y abarcan a casi toda la humanidad, o que existe una configuración piramidal del poder global (en cuya cima se encuentran las grandes potencias capitalistas; HyN: 285), o que “el control imperial opera a través de medios globales y absolutos: la bomba, el dinero y el éter” (HyN: 315). No desconocen esas realidades, y anticipan a sus críticos diciendo que aun reconociendo todo eso: “la construcción del imperio implica un avance en el sentido de desechar toda nostalgia por las estructuras de poder que lo precedieron y de repudiar toda estrategia política que implique retornar al antiguo ordenamiento, como tratar de resucitar al Estado–nación para protegerse contra el capital global” (HyN: 56).

Así, las tres primeras partes del libro —que no son las fundamentales—, intentan demostrar que las condiciones sociales (el desarrollo del imperio, el pasaje desde la sociedad de control a la del biopoder) han madurado la posibilidad de hacer real y realizable una nueva revolución. Es en este sentido, justamente, que HyN enfrentan su mayor desafío: han de ocuparse en buscar fuentes de motivación para movilizar algún tipo de sujeto emancipador. Allí, se trata de saber si, contra el imperio, en una dirección antisistémica y alternativa, existe la posibilidad de movilizar la multitud.

Los problemas sustantivos de Imperio: ¿cómo criticar a Hardt y Negri?

Una vez revelados los supuestos básicos de Imperio, hemos de considerar sus problemas sustantivos. En primer lugar, consideramos problemática la conexión categorial de su marco teórico y de los objetivos programáticos que presentan en la dirección de una superación histórica del sistema: el derecho a la ciudadanía global, a un salario social y a la reapropiación de los medios de producción, conocimiento y control (HyN: 360–368).

En segundo lugar, es problemática la conexión de ese marco teórico–propositivo con la realidad. Seamos claros en esto, el problema de Imperio no es que HyN desconozcan la realidad de los graves problemas del capitalismo. En cambio, el problema radica en cómo se articula esa realidad reconocida con el marco teórico–propositivo que se ofrece y con el desarrollo de una praxis posible al interior del sistema capitalista. Así, lo más grave no es la conclusión, tal vez apresurada, sobre la desaparición del Estado–nación, sino, por ejemplo, que desconozcan, o no tengan en cuenta, el comportamiento del individuo real al interior del sistema: las cuestiones del consumismo, del individualismo, de la incertidumbre, de la apatía política, etcétera, apenas son considerados en este libro.

Ahora bien, enfrentar los problemas que presenta Imperio de un modo crítico es una tarea que supone riesgos. Hacer una crítica a Imperio problematizando su conexión categorial implica dejar de lado las urgencias de quienes padecen las realidades más desastrosas del nuevo orden global. No es casualidad que, en esta dirección crítica, haya sido un intelectual argentino, Atilio Boron, quién destacara una cierta despreocupación por parte de HyN respecto del papel a jugar por los sectores excluidos en el marco de una estrategia política alternativa. Sin embargo, criticar a Imperio sólo desde una perspectiva estratégica diferencial (que asigne tareas sólo a los sectores excluidos o localizados al margen de los flujos globales), empuja a quien lo haga a postular ucronías testimoniales que, al decir de HyN, no pueden más que sustentar un enfoque resistivo (HyN: 57).

Entonces, para hacer un análisis crítico plausible de Imperio, los dos problemas deben tomarse en cuenta simultáneamente. Esto es, ha de criticarse la conexión categorial (la ontología alternativa, por momentos confusa y oscura) que busca develar el potencial emancipador que existe al interior del sistema capitalista (el imperio), pero ha de criticársela sin perder de vista las dificultades que enfrenta cuando pretende confrontar la realidad del sistema capitalista vigente: la sociedad dual, las problemáticas diferenciales de incluidos y excluidos.

La conexión categorial: los pares dicotómicos y el problema de la inmanencia

A los efectos de la construcción teórica de una propuesta alternativa, HyN realizan una articulación dicotómica de sus categorías que presupone el fin de la dialéctica, su evaporación: “Al haber alcanzado el nivel global, el desarrollo capitalista se encontró directamente enfrentado cara a cara con la multitud, sin ninguna mediación. De ahí que se evaporara la dialéctica, la ciencia del límite y su organización. La lucha de clases, al impulsar la abolición del Estado–nación y traspasar así las barreras impuestas por éste, propone la constitución del imperio como el sitio del análisis y del conflicto” (HyN: 222).

En ese sitio de análisis se despliegan ahora una serie de pares dicotómicos: multitud vs. imperio; soberanía moderna vs. soberanía imperial; control disciplinario vs. control biopolítico; poder constituyente vs. poder constituido; trascendencia vs. inmanencia. Es en este sentido que las tres primeras partes del libro hacen un análisis del desarrollo del capitalismo buscando demostrar que estamos en una era de inmanencia, donde ya no se puede distinguir los límites que separan el adentro y el afuera de la organización sistémica. Infraestructura y superestructura; Estado y mercado; economía, política, cultura, ideología: según los autores, todas estas distinciones estructurales no tienen sentido a la hora de analizar las nuevas formas de dominación pues han sido desbordadas inmanentemente por la globalización del imperio.

Si debemos referir lo que antes considerábamos como exageración de tendencias en el análisis de la realidad, un ejemplo claro lo tenemos cuando vemos como la exaltación de la inmanencia lleva a los autores a rechazar erróneamente la importancia que aún conserva la propiedad privada en el ordenamiento sistémico. Para HyN la propiedad privada no sería más que un mero concepto “cada vez más abstracto y trascendental y, por consiguiente, cada vez más desconectado de la realidad” (HyN: 280).

Ahora bien, Boron ha criticado este enfoque de manera equivocada cuando sostiene que: “El problema con los análisis de H&N es que la nueva lógica global de dominio que supuestamente preside el imperio imaginado por nuestros autores carece de contradicciones estructurales o que le sean inherentes” (Boron: 138). Por un lado, no es cierto que la construcción del imperio sea producto exclusivamente de la imaginación de HyN: ya vimos que éstos tienen siempre como referencia el mundo real. Por otro, es claro que para HyN las contradicciones se sitúan en el plano de la inmanencia y sin mediación ninguna. En este sentido, dejan de plantear que las contradicciones fundamentales sean entre pueblo y clases dominantes o entre nación e imperio, ni siquiera entre lo local y lo global. Para ellos, en cambio, siempre en el plano de la inmanencia, la contradicción básica se da entre un elemento positivo (generativo o constituyente), la multitud, y un elemento negativo (constituido y corruptor), el imperio. Así, se trata de “entrar en el terreno del imperio y afrontar sus flujos homogeneizadores y heterogeneizadores en toda su complejidad”, basando el análisis en “el poder de la multitud global” (HyN: 58). Justamente, será en torno a la contradicción entre la fuerza generativa de la multitud y la fuerza corruptora o parasitaria del imperio (HyN: 328), que comenzarán a revelase los problemas presentes en la conexión categorial de HyN.

La multitud no es un sujeto trascendente, como podía serlo la clase obrera, el pueblo, la nación, el partido o cualquier otra forma de organización soberana: todas ellas protagonistas de los fracasos del pasado y realmente despotenciadas en el presente. Entonces, rechazando las ideas derrotistas del fin de la historia, pero sin poder acudir a las fuerzas trascendentes (la dialéctica de ilustración y barbarie) del pasado, a la hora de plantear una superación sistémica HyN deben volcar su búsqueda hacia las fuerzas inmanentes. Encuentran allí las multitudes que, a su entender, son las subjetividades que animan los modos y las fuerzas de producción de la realidad social del presente globalizado. Siendo así, a los autores no les bastará la condena política del poder moderno. Tendrán que considerar también “el poder de la res gestae, el poder de la multitud, para construir la historia que hoy continúa y adquiere una nueva configuración dentro del imperio”. Ese poder será “una condición de posibilidad de liberación que se ofrece en este nuevo escenario de la humanidad” (HyN: 59).

Sin embargo, aún suponiendo que la trascendencia haya cedido su lugar histórico y político a la inmanencia, cabe preguntarnos si es posible superar el sistema capitalista a partir de la dicotomía multitud / imperio. Esta pregunta, necesariamente, nos conducirá a una serie de interrogantes de difícil solución al interior del esquema categorial de HyN.

La espinosa dicotomía de multitud e imperio

Multitud o imperio: ¿quién determina a quién?, ¿quién determina el curso de la historia? Si bien de un modo problemático, HyN dejan entrever que la fuerza propulsora de la historia ha sido siempre la multitud. Una inconfesada «astucia de la razón de las multitudes» permite que, incluso cuando sus luchas son derrotadas, los objetivos por los que se movilizan terminan por establecerse (HyN: 62). Según los autores, a nuestro entender equivocados, este sería el caso respecto de los movimientos revolucionarios de la década de los sesenta: extraña ironía de la inmanencia histórica, esas multitudes que triunfan en la derrota. Pero resulta que en la contradicción entre multitud e imperio, lo que éste hace es apropiarse de los momentos creativos (o constituyentes) de las luchas de las multitudes, siempre a fuerza de corromper sus prácticas: “la corrupción rompe la cadena del deseo e impide que continúe extendiéndose a través del horizonte biopolítico de la producción… En el imperio, la corrupción está en todas partes. Es la piedra angular y la clave de la dominación” (HyN: 353). Cuando los procesos creativos cristalizan (o sea, trascienden y se institucionalizan como poder constituido) es porque el imperio ya los corrompió. Pero aquí no se cultiva ningún pesimismo, pues, según HyN, el imperio se constituye gracias a la acción de las multitudes y, a su vez, éste constituye las posibilidades de una renovada acción emancipadora: “es fácil reconocer cómo la globalización, en la medida en que opera una verdadera desterritorialización de las estructuras previas de explotación y control, es en realidad una condición de la liberación de la multitud” (HyN: 63).

Así, se va dibujando la imagen imperial de un águila con dos cabezas, colocadas frente a frente, atacándose entre sí. La primer cabeza se corresponde con la estructura jurídica y el poder constituido, construido por la máquina sistémica del dominio biopolítico. La segunda, representa la multitud plural de las subjetividades productivas y creativas de la globalización (HyN: 69). No obstante, los autores reconocen que esta imagen no admite completamente las jerarquías y discontinuidades reales que definen la relación entre imperio y multitud. Ciertamente, en esa conexión categorial dicotómica, que representaría a las nuevas formas del dominio biopolítico, el adentro y el afuera, los límites y las distancias, se diluyen: “En el imperio, ninguna subjetividad queda fuera y todos los lugares han sido incorporados en un «no lugar» general” (HyN: 323).

Tenemos entonces que “la indefinición del lugar de la producción corresponde a la indeterminación de la forma de las subjetividades producidas. De modo que podemos considerar que las instituciones sociales imperiales están en un fluido proceso de generación y corrupción de la subjetividad” (HyN: 187). Ahora bien, si esto es así, deberíamos preguntarnos dónde termina el imperio y dónde comienza la multitud. Este tal vez sea el problema más grave de toda la construcción categorial de HyN, que en cierta forma, reitera el que se le presenta a la sociología en lo que refiere a la dicotomía de sistema y acción, o de individuo y sociedad: nunca se termina de aclarar dónde termina uno y dónde comienza la otra.

Con estos dilemas, además, HyN no podrían dar ninguna garantía respecto a la posibilidad de que el imperio no esté ya internalizado en la multitud. Incluso, cuando atribuyen a la multitud “las fuerzas inmanentes de deseo y asociación, el amor de la comunidad” (HyN: 77): ¿cómo podrían garantizar que esas fuerzas realmente constituyen la multitud y no pertenecen al propio imperio? Los autores no pueden ofrecer ninguna garantía de que el deseo, la asociación o el amor no sean «mecanismos imperiales» de producción subjetiva, una fuente de motivación para los mecanismos de adaptación del sujeto al sistema. En definitiva, hemos de sostener que en este marco teórico, en ningún momento queda coherentemente establecida la articulación entre la subjetividad y el control imperial (o el dominio biopolítico).

Finalmente, considerando estas fallas en la conexión categorial de HyN, cabe realizar una última pregunta que cuestiona directamente los supuestos básicos de los autores: ¿cómo derrotará la multitud al imperio?

La posibilidad de ese derrocamiento se habría establecido del siguiente modo: “en su autonomía desterritorializada, esta existencia biopolítica de las multitudes tiene el potencial para transformarse en una masa autónoma de productividad inteligente, en un poder democrático absoluto, como diría Spinoza. Si esto llegara a ocurrir, la dominación capitalista de la producción, el intercambio y la comunicación sería derrocada” (HyN: 315). En este punto, resumiendo todo el esquema teórico desplegado, en extremo optimistas y voluntaristas, HyN no hacen más que reafirmar la idea de que están dadas las condiciones para una transformación revolucionaria del capitalismo (HyN: 319). Pero a partir de aquí, cuando deberían presentarse con claridad las líneas de un proyecto alternativo, en vez de eso, se produce una suerte de deslizamiento de la teoría a la teúrgica.

De la teoría a la teúrgica

En nuestra lectura deconstructiva de Imperio resulta importante despejar qué es exactamente la multitud; pues es allí donde HyN depositan las esperanzas de la perspectiva transformadora que alientan.

En primer lugar, los autores nos ofrecen una perspectiva realista sobre las multitudes. En uno de los excursos que cierran el séptimo capítulo, la multitud es asimilada a los pobres, que son percibidos como un sujeto social que está siempre presente en todos y cada uno de los períodos históricos. Los «pobres», al decir de HyN, serían “el único «nombre común» no localizado de diferencia pura en todas las épocas históricas” (HyN: 151). Y en un tono extrañamente apologético de la pobreza, HyN afirman que en la posmodernidad “todas las formas de la pobreza se hicieron productivas. Y los pobres llegaron a ser aún más importantes que nunca: la vida de los pobres cerca el planeta y lo envuelve con su deseo de creatividad y libertad” (HyN: 153). Continuando con esta perspectiva realista, en otros tramos del libro se atribuye el carácter de multitud, alternativamente, al nuevo proletariado (distinto de la clase obrera industrial), a los nuevos movimientos sociales o a los explotados y sometidos: una multitud que se opone directamente al imperio, sin que nada medie entre ellos (HyN: 357).

De este modo, HyN buscan hacer coincidir la multitud y la resistencia al imperio. Entienden que la multitud debe movilizarse, debe resistir, debe buscar salirse de los controles del imperio: “El nomadismo y el mestizaje se manifiestan aquí como figuras de la virtud, como las primeras prácticas éticas que se presentan en el terreno del imperio” (HyN: 329). Pero los autores son conscientes de que esta actitud primera de resistencia, flexibilidad y fuga no es suficiente para lograr una superación sistémica. Entonces, la movilización de la multitud será reelaborada en una dimensión virtual. Así comienza a alejarse la teoría de la realidad.

En segunda instancia, las multitudes se identifican con una virtualidad que abarca la totalidad del tejido biopolítico de la globalización imperial: un intelecto general y un cuerpo general que desarrolla el trabajo como actividad productiva. Aquí, por «virtual», HyN entienden el conjunto de poderes para actuar (ser, amar, transformar, crear) que poseen las multitudes. El trabajo es concebido como una fuerza creativa y viva. Resultado y sustancia de fuerzas emancipadoras, el trabajo ha de desempeñar un papel central en “el paso de lo virtual a lo real a través de lo posible” (HyN: 326).

En esa virtualidad, las acciones comunes del trabajo, la inteligencia, la pasión y el afecto configurarían un poder constituyente. No obstante, en la perspectiva dicotómica trazada por los autores ese poder constituyente no queda definitivamente separado de la corrupción que le impone el imperio. De ahí que, tras presentar de manera virtual a la multitud, HyN deben aclarar, paso seguido, que la explotación no desaparece, si bien ha de redefinirse para la nueva formación histórica posmoderna: “La explotación es la expropiación de la cooperación y la anulación de las significaciones de la producción lingüística” (HyN: 349). Ya en este punto, replanteando la dicotomía de imperio y multitud en los términos inmanentes de corrupción y generación (véase: 351–355), el deslizamiento hacia la teúrgica, la mística y la profecía queda delineado.

En una tercera instancia, la multitud se redefine en términos prácticamente esotéricos. Se dirá alternativamente que la multitud es el poder singular de una nueva ciudad; que las características antropológicas de la multitud revelan un telos, una afirmación material de liberación; que la teleología de la multitud es teúrgica y consiste en la posibilidad de dirigir las tecnologías y la producción hacia el propio júbilo y el aumento del propio poder; en fin, comienza a formarse “una mitología material que se construye en los lenguajes, las tecnologías y todos los medios que constituye el mundo de la vida. Es una religión material de los sentidos que separa a la multitud de todo residuo de poder soberano y de todo «largo brazo» del imperio. La mitología de la razón es la articulación simbólica e imaginativa que permite que la ontología de la multitud se exprese como actividad y conciencia” (HyN: 359–360).

En estos términos, cada vez más lejos de la realidad, el problema de devenir sujeto político de la multitud no parece resolverse. Y sin embargo, HyN pretenden que las condiciones virtuales del poder emancipador se materialice en una figura concreta. A tales efectos, la palabra que emplearán para referir la autonomía política y la actividad productiva de la multitud será el término latino posse: poder, como verbo, como actividad. A las múltiples y diferentes caracterizaciones de la multitud, suman así un nuevo impulso, retomando y reutilizando —“con un toque de locura”— un término propio del humanismo renacentista: “La palabra posse se refiere al poder de la multitud y de su telos, un poder encarnado de conocimiento y ser, siempre abierto a lo posible” (HyN: 368–369). En estos intentos por dar cuenta de la constitución revolucionaria de la multitud, la dimensión corporal y biológica tampoco será dejada de lado. En una suerte de impulso naturalista o panteísta, HyN llegan a afirmar que “el pose produce los cromosomas de su organización futura”, y que, para un nuevo modo de producción de la multitud, fuera del campo de la explotación, será una base fundamental la constitución de nuevos cuerpos (HyN: 371).

La impotencia personal de HyN y el reconocimiento de una inutilidad casi completa de la labor intelectual realizada se expresan en esta concepción de la multitud, y llegan al paroxismo cuando los autores afirman estar esperando, como proviniendo de un orden casi divino, la insurgencia, de una organización poderosa que se alce ante la crisis inmanente del imperio. Entonces reconocen que no pueden ofrecer ningún modelo para este acontecimiento y que “sólo la multitud a través de su experimentación práctica ofrecerá los modelos y determinarán cuándo y cómo lo posible ha de hacerse real” (HyN: 372).

Pero aún quedaría una última instancia para la configuración de la multitud: la del militante. En la era posmoderna, desdibujada la figura del pueblo y de las clases, el militante sería el agente de la producción biopolítica y de la resistencia contra el imperio. La militancia a la que aspiran HyN es una que, resistiendo en el seno del contrapoder ha de transformar la rebelión en un proyecto de amor: Finalmente, para ilustrar la vida futura de la militancia comunista, HyN acuden a la historia de San Francisco de Asís, figura ejemplar para proponer “contra la miseria del poder, el gozo del serla irrefrenable levedad y dicha de ser comunista” (HyN: 374).

Multitud: el «álter ego» de Hardt y Negri

Consideramos que este deslizamiento desde la teoría a la teúrgica es la fuente de los entusiasmos y disgustos que provocó el libro de HyN. Boron, por ejemplo, criticando a HyN, sostiene que: “la opresión imperialista prosigue imperturbable su curso mientras que una patrulla extraviada de académicos radicales proclama que la edad del imperialismo ha concluido y exalta la figura de San Francisco de Asís como paradigma de la renovada militancia en contra de los espectros de un imperio inasible, indefinible, inhallable y, por eso mismo, imbatible” (BORON, 2002: 145). La crítica no es correcta. Lo inasible aquí no es el imperio, sino las multitudes. Además, no es justa, pues, apoyándose en la debilidad propositiva de los autores de Imperio, Boron pretende sacar ventaja para sus tesis ucrónicas que insisten con postular a las clases dominadas (insertas en la esfera nacional y local) como el sujeto que ha de enfrentar al capitalismo global. Que desde esta perspectiva ucrónica se atreva a sostener que la función real del libro de HyN “parece ser la de hacer más digeribles los rasgos cada vez más atroces y odiosos del imperialismo de fines de siglo” (BORON, 2002: 141), resulta poco serio.

Desde su reconocida posición académica, Boron debería haber intentado al menos explicar por qué las propuestas de HyN se pierden en esas oscuridades teúrgicas. Pero no lo hace, y, en cambio, crítica uno de los pocos esfuerzos actuales por intentar presentar una alternativa renovada ante la realidad del sistema capitalista. Nosotros también criticamos la perspectiva teórico–práctica de HyN, su oscuridad y su sentido confuso. Pero comprendemos su intención última y percibimos que, cuanto mayor son las dificultades para «movilizar» a la multitud, para dotarla de la energía necesaria a los efectos de configurarla como un sujeto político antisistémico, mayor son los insumos semánticos (el efecto retórico del uso de vocablos greco–latinos, los ejemplos del período renacentistas, los impactos de una jerga biogenética), que HyN deben proveer para su tarea de «producción de subjetividades». Pareciera, entonces, que HyN estuviesen buscando de forma desesperada una zona no contaminada por el parásito imperial: una zona inmaculada, de flujos irrefrenables, donde la multitud pueda permanecer en constante efervescencia. No la encuentran; y entonces, la desconexión con la realidad alcanza niveles místicos y anacrónicos: la multitud resulta ser no más que una palabra de aliento, un significante inextricable de las múltiples y diferentes resistencias al imperio.

Finalmente, la multitud no es más que la escenificación conceptual del «alter ego» de la voluntad de superación sistémica propia de HyN. He aquí el sentido último de esa operación teúrgica que realizan los autores: dotar de poder mágico a la multitud es una forma de proyectarse el intelectual radical de nuestra época en un sujeto colectivo, inestable, discontinuo, incierto e inasible. Y sin embargo, la multitud, como tal, en su movimiento real, sigue siendo profundamente heterogénea y conflictiva. Cuanto más depositan en la multitud las posibilidades de superación sistémica, mayor es la energía que HyN deben proveerle, pues la multitud no parece estar a la altura de la tarea que le encomiendan. De ahí esa caída en el delirio, el esoterismo, el misticismo. Esto es lo que Boron no explica y, no obstante, se permite denigrar a los autores de Imperio, que al menos intentaron salir de la «improductividad de subjetividades» en la que él se halla.

Lo que intentan HyN (y lo que Boron omite) es definir un sujeto portador del potencial antisistémico necesario para la transformación del capitalismo. En esa dirección el potencial creativo tendría que ser común a todos y cada uno de los individuos. Pero Hardt y Negri ya no lo buscan en la individualidad posmoderna (de la que no se ocupan seriamente en todo el libro) y prefieren desplazar su atención y sus anhelos hacia las multitudes. Su «ontología alternativa», al descuidar la conflictividad real de los individuos en el marco de una sociedad dual de incluidos y excluidos, termina por extraviar las fuentes de una individualidad autónoma y auténticamente creativa. Por esa vía, la utopía termina subordinada a la teúrgica y el esoterismo, sacrificándose las posibilidades de su realización.